Rivera le regala a Papelbon un recuerdo preciado

Bay y Youkilis obtienen un imparable cada uno; Beckett y Wakefield no participaron

 

15/07/09 1:53 AM ET

16/07/09 1:40 AM ET

ST. LOUIS – Su principal trabajo es obtener salvamentos, y Jonathan Papelbon ya tiene 136, que es un récord de los Medias Rojas.  Pero de vez en cuando obtiene una victoria, y esta es una que Papelbon va a atesorar.

En el Juego de Estrellas del martes por la noche, Papelbon tuvo una oportunidad de preparar el camino para un salvamento del hombre al que respeta mucho.

Y las anotaciones finales servirán como prueba permanente de que Papelbon fue el lanzador ganador la misma noche que Mariano Rivera acumuló el salvamento.  Esto, la noche en que la Liga Americana extendió su racha invicta a 13 juegos con una victoria de 4-3.

“Cosas como eso probablemente estarán en los primeros lugares de mis recuerdos a lo largo de mi carrera, seguro”, dijo Papelbon.  “Obviamente, el que yo sea el lanzador ganador y que él asegure ese salvamento, es bastante especial.  Creo que voy a obtener la tarjeta de alineaciones para enmarcarla y colgarla en mi cuarto de juegos, seguro”.

La noche terminó mucho mejor de lo que empezó para Papelbon, quien ha sido elegido para un Juego de Estrellas en sus cuatro temporadas como cerrador de Boston.

Entró al juego en la parte baja de la séptima entrada, con la presión de un empate a tres carreras.

¿Su primer lanzamiento?  Brad Hawpe lo envió tan profundo entre el jardín izquierdo y el central que Carl Crawford tuvo que estirarse por encima de la barda para atrapar lo que hubiera sido un jonrón.  Fue una jugada tan espectacular que Crawford fue otorgado el premio Ted Williams al Jugador Más Valioso presentado por Chevrolet.

“Creí que era un out seguro, y siguió viajando y viajando y dije ‘Wow, hombre, esta bola está viajando.  Ahora tiene la oportunidad de salirse’.  Carl hizo la jugada y obviamente, fue una jugada bastante alucinante”, dijo Papelbon.  “Eso solo te demuestra que la defensiva gana campeonatos y la defensiva gana Juegos de Estrellas también”.

Miguel Tejada elevó el segundo lanzamiento de Papelbon, pero el jardinero derecho Adam Jones lo atrapó en la franja de advertencia.

A partir de allí, Papelbon disparó una recta para retirar a Jayson Werth, poniendo fin a un turno de ocho lanzamientos y retirar la entrada en orden y en 10 lanzamientos.

Una vez que la Liga Americana tomó la delantera que sería definitiva con el elevado de sacrificio de Jones, Papelbon logró escaparse de St. Louis con lo que los lanzadores a manera de broma llaman un triunfo de “buitre”.

“Seguramente escucharé que le robé la victoria a alguien como buitre”, dijo Papelbon.  “Oye, una victoria es una victoria y yo la acepto”.

Especialmente por que la victoria para la Liga Americana significa que los Medias Rojas tendrán la ventaja de jugar más juegos en casa en caso de que lleguen a la Serie Mundial por tercer ocasión en seis años.

Boston llegó al descanso del Juego de Estrellas con la mejor marca de la Liga Americana: 54-34.

“Obviamente esta victoria va a ayudar al equipo de alguno de los presentes en este vestidor”, dijo Papelbon.  “Ojala que sea el nuestro”.

Fue una buena noche en St. Louis para todos los representantes de los Medias Rojas.  Jason Bay hizo sentir su presencia muy pronto, conectando un sólido imparable por todo el centro, llenando las bases para la Liga Americana en lo que resultó ser una primera entrada de dos carreras.  Si alguien que no fuera el receptor de los Mellizos Joe Mauer hubiera estado corriendo desde segunda en el imparable de Bay, él pudiera haber tenido una carrera remolcada.

¿Estaba pensando Bay en una remolcada?

“Cuando recién lo conecté, si”, dijo Bay.  “Pero cuando estaba llegando a primera, me di cuenta que Joe estaba corriendo, y que había una fuerte probabilidad de que no lo íbamos a forzar.  Tal vez le reclame por aplastar mis posibilidades de ser el Jugador Más Valioso.  No, realmente no importa”.

Bay se fue de 2-1, con un elevado al derecho en su segundo turno.

Kevin Youkilis bateó como emergente en lugar de Papelbon en la octava y también conectó un sencillo por todo el centro, lo cual le dio al primera base de Boston una noche corta y agradable.

Youkilis se fue de 2-0 como titular en el Juego de Estrellas del año pasado, que fue el primero de su carrera.

“Fue una buena (experiencia)”, dijo Youkilis.  “Entrar allí y batear de emergente siempre es difícil, pero fue bueno obtener mi primer imparable en un Juego de Estrellas, y espero que no sea el último.  Tienes que pararte allí y hacer tu swing, y yo solo estaba tratando de ver la bola y pegarle y ser agresivo”.

El as Josh Beckett y el veterano lanzador de bola de nudillos Tim Wakefield no participaron en el juego por que habían sido programados por el manager de la Liga Americana Joe Maddon para lanzar solo si el juego se fuera a extra innings.

Wakefield, quien llegó al juego con cinco días de descanso, fue detenido como un lanzador de emergencia, lo cual significa que pudo haber lanzado varias entradas si se repitiera lo del año pasado, cuando el Clásico de Media Temporada duró 15 entradas.  Para el lanzador de bola de nudillos, quien estaba haciendo su primera aparición en un Juego de Estrellas a sus 42 años, la experiencia significó lo mismo o más que si lo que hubiera significado cualquier trabajo sobre la loma.

Allí estaba Wakefield en el vestidor antes del juego, dándole al Presidente Barack Obama un curso rápido sobre formas de sostener una bola de nudillos.

“Él caminó por allí”, dijo Wakefield, “y saludó a todos de mano, y llegó conmigo y le dije, ‘Señor Presidente, es un gusto conocerlo’.  Él dijo, ‘Oh si, tu eres el viejo estadista aquí’.  Después, me decía ‘Oye, ¿cómo sostienes esa cosa?’  Se lo mostré, le dije ‘Así’.  Me dijo, ‘Vas a tener que enseñarme como lanzar esa cosa algún día’.  Le dije, ‘Lo haré’.  Y con eso siguió su camino”.

El tiempo en St. Louis estuvo lleno de experiencias increíbles para Wakefield.

“Durante la práctica de bateo, volteo a ver al campocorto (Derek) Jeter … y veo todos los nombre en el mismo campo”, dijo Wakefield.  “Participar en eso, y en el desfile más temprano en el día, ha sido muy divertido”.

Si fuera decisión de Wakefield, las festividades probablemente hubieran durado algunos días más.

“Fue una experiencia que jamás olvidaré el resto de mi vida, y la voy a atesorar siempre”, dijo Wakefield.  “Es alucinante estar en este vestidor con los mejores jugadores del mundo y poder participar en mi primer Juego de Estrellas a mis 42 años de edad.  Es bastante genial”.

Beckett, quien lanzó una blanqueada de juego completo el domingo frente a los Reales, estuvo de acuerdo con Maddon en que fuera utilizado solo como una “válvula de escape”.  En otras palabras, tal vez hubiera lanzado una entrada si el juego se hubiera ido a extra innings.

Después de lanzar y ganar su primer Juego de Estrellas hace dos años en San Francisco, el as de Boston estuvo de acuerdo con ser solo un espectador esta vez.

“No es todos los días que uno puede pararse en los jardines y lanzar pelotas de béisbol con Roy Halladay y Josh Hamilton”, dijo Beckett.  “Tenerlos todos aquí al mismo tiempo, es bastante bonito”.

El lanzador derecho trató de tomar los consejos de Maddon.

“Lo más difícil aquí es que tienes demasiadas cosas ocurriendo, es muy difícil disfrutarlo todo”, dijo Beckett.  “Creo que Joe Maddon hizo muy buen trabajo en la reunión de ayer.  Dijo, ‘De vez en cuando, tienes que detenerte y voltear a tu alrededor y pensar sobre esta experiencia, y la razón por la cual les estoy diciendo esto es que el lo mismo que me estoy diciendo a mí mismo”.

Aunque fue la tercera aparición de Bay en un Juego de Estrellas, fue su primera vez como miembro de los Medias Rojas, y la primera jugando para la Liga Americana.

“Para mí, he hecho esto un par de veces en la Liga Nacional, y siento que conozco a todos aquellos tipos de allá un poco, y ahora ha sido bueno – es más o menos como volver a vivir todo por primera vez”, dijo Bay.  “He jugado contra estos tipos antes, pero nunca los había conocido realmente.  Es más o menos como un sentimiento de primer vez otra vez, lo cual es bastante genial”.

Y la primera victoria de Papelbon en un Juego de Estrellas definitivamente es una que él jamás olvidará.

“Obviamente, el que yo sea el lanzador ganador y que (Rivera) obtenga el salvamento, eso es bastante especial”, dijo Papelbon.

Ian Browne es reportero para MLB.com.  Esta historia no fue sujeta a la aprobación de Major League Baseball ni sus clubes.

Esta es una traducción del artículo “Rivera gives Papelbon cherished memory”, escrito por Ian Browne y publicado en http://boston.redsox.mlb.com/news/article.jsp?ymd=20090714&content_id=5873562&vkey=news_bos&fext=.jsp&c_id=bos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: