Martinez esta hecho para estar en la pelea con Boston

La adquisición de la Fecha Límite para Intercambios se echó a los Medias Rojas al hombro

 

05/10/09 12:00 AM TE

06/10/09 3:46 PM TE

BOSTON – Si piensas en los Medias Rojas de octubres recientes, una serie de caras e imágenes se vienen a la mente.  Se pueden incluir el jonrón decisivo de David Ortiz o el puño apretado de Jonathan Papelbon, o la candela de Dustin Pedroia o lo tacaño que fue Josh Beckett.

Pero hay una nueva cara de octubre para estos Medias Rojas, una que ha sido punta de lanza para Boston hacia la conquista de su sexta aparición en postemporada en los últimos siete años.  Los focos estarán apuntados hacia Víctor Martínez cuando comience la Serie Divisional de la Liga Americana contra los Angelinos.

Y es de esperarse, considerando que Martínez ha ayudado de muchas maneras desde que entró por primera vez a un vestidor de los Medias Rojas el 1 de agosto.  ¿Quién sabe?  A lo mejor la presión de la postemporada podría elevar su producción a nuevas alturas.

Martínez ya conoce lo que es jugar en octubre, pues lo hizo en el 2007 con los Indios, quienes terminaron sucumbiendo en siete juegos ante su actual equipo en la Serie de Campeonato de la LA.  Pero hay algo que hace que un ambiente de postemporada con Boston se sienta más grande, donde la Nación Medias Rojas parece no tener límite en sus enloquecidos seguidores, además de los medios voraces que escudriñan cada lanzamiento.

“Siempre lo digo, este juego es bastante difícil sin ponerte ningún tipo de presión”, dijo Martínez.  “Estoy aquí, y veremos qué sucede.  Realmente no estoy pensando, ‘Voy a estar jugando en los playoffs para Boston’, ni nada por el estilo.  Realmente no pienso de esa manera.  Vamos a estar en los playoffs y no voy a hacer más que jugar de la manera que siempre he jugado – jugar duro y dejar que las cosas sucedan”.

Las cosas se han dado para los Medias Rojas desde que Martínez se les unió luego de un trueque con los Indios en la Fecha Límite para Intercambios.  Lo que ha hecho es estar prácticamente sin malas rachas por dos meses, y ha proveído fuerza de ambos lados del plato y ha encontrado la manera de ser un líder para un cuerpo de lanzadores con quien acaba de empezar a trabajar.  Por si fuera poco, ha sido una chispa en el dugout.

“Permites un par de carreras y el dugout se pone un poco estancado a veces – todos se asilencian”, dijo el jardinero izquierdo de los Medias Rojas, Jason Bay.  “[Martínez] siempre está allí gritando cosas positivas.  Diciéndoles a los muchachos, ‘¡Oye, vamos, vamos!’.  Esos jugadores son importantes, estés jugando o no.  Es bueno para la moral.

“También es el receptor.  Es intenso.  Varios lanzadores me han dicho que les gusta solo por que les dice cosas como, ‘Vas a hacer esto, y lo vas a hacer bien’.  Él motiva a los jugadores así estén lanzando o no.  Es el receptor, así que más o menos es el que dirige esa defensa.  No creo que esté haciendo algo que no quiere.  Él solo está cachando y siendo un líder”.

Como lo hace típicamente Martínez, él desvía el crédito que se le da por su liderazgo.

“Bueno, lo digo de nuevo – gracias a mis compañeros”, dijo Martínez.  “Ellos han sido increíbles.  Ellos han sido demasiado buenos conmigo.  Siento como si hubiera estado jugando con ellos ya un par de años, aunque he estado aquí solo dos meses”.

A decir verdad, cuando el gerente general de los Medias Rojas, Theo Epstein buscó adquirir a Martínez, la principal motivación fue la producción que aportaría.  En ese momento, Boston estaba batallando a la ofensiva.  Pero el impacto que tuvo Martínez lo hace uno de los más importantes refuerzos de mediados de temporada de los últimos años.

“Digo, obviamente, como ser humano no tiene comparación”, dijo Epstein.  “Pero ha logrado algo que es difícil lograr.  Se incorporó sin problemas a una lucha por el banderín y al mismo tiempo proveyó liderazgo legítimo”.

El lanzador derecho de los Medias Rojas, Paul Byrd ha disfrutado la perspectiva de ver a Martínez jugar en el modesto mercado de Cleveland y en la olla de presión que es Boston.

“Él es genial”, dijo Byrd.  “Él sabe cuándo emocionarse y cuándo motivar a los jugadores y sabe cuándo debe reservarse.  Lo ves en su casillero en este momento, y se ve un poco callado.  Pero cuando comienza el partido, él tiene mucha energía y se la transmite a los jugadores”.

La combinación del poder del bate de Martínez y su actitud contagiosa es algo que han atesorado en Boston, y algo que los Indios disfrutaron por muchos años.

“Hay algo de Víctor que lo hacía muy especial”, dijo Kelly Shoppach, que era el suplente de Martínez en Cleveland.  “Yo nunca he visto a alguien tan listo para jugar y tan emocionado por jugar como él.  Yo siempre pensé que a mí me gusta jugar este deporte, pero verlo en acción todos los días lo lleva a otro nivel completamente.

“Él era uno de esos jugadores, que si yo anotaba desde primera y él no estaba jugando, él me traía agua.  Me traía una toalla.  Esas cosas no saltan a la vista.  Esas cosas solo sus compañeros de equipo lo saben.  La cosa más importante que aprendí es cuánto él amaba jugar y cuánto quería a sus compañeros”.

Y así sea por sus días con los Indios o actualmente en Boston, el sentimiento es muy similar.

“Increíble compañero”, dijo el lanzador derecho de los Medias Rojas, Clay Buchholz.  “Simplemente es un tipo genial.  Siempre le ve lo bueno a todo.  Es divertido estar cerca de él cuando el equipo está batallando.  Es el tipo que dice, ‘Oye, vamos a hacer esto’.  Simplemente es un buen compañero, y probablemente como jugador es aún más bueno que como compañero, y eso no es cosa fácil.  Ha sido divertido trabajar con él”.

Epstein sabía desde julio – incluso cuando su equipo lideraba la División Este de la LA por tres juegos cuando llegó el descanso del Juego de Estrellas – que su equipo probablemente necesitaba un bate importante para ser considerado un contendiente para el campeonato.  Esas sospechas fueron confirmadas cuando Boston tropezó al iniciar la segunda mitad, perdiendo cinco juegos seguidos en Toronto y Texas en un momento cuando los bates básicamente fueron silenciados.

Como movimiento previo, Epstein adquirió al toletero y primera base Adam LaRoche el 22 de julio.  Sin embargo, nueve días después llegó un bate aun más poderoso, uno que se ha echado a los Medias Rojas al hombro desde entonces.  Con Martínez, los Medias Rojas tenían a un jugador que el manager Terry Francona podía poner como tercero en el orden todos los días.  Y a un jugador que, con su versatilidad defensiva, podría proveer descanso para Jason Varitek, Mike Lowell y Kevin Youkilis.  LaRoche entonces sobró y fue enviado a los Bravos de Atlanta, y los Medias Rojas tenían la ofensiva armada para la hora de la verdad.

“En ese momento, la ofensiva requería un poco de ayuda y tuvimos la habilidad de traer a alguien quien considero que es un bateador de élite, un jugador que podría acomodarse como tercero en el orden, un bateador ambidiestro que puede batearle a buenos lanzadores”, dijo Epstein.  “Y era una oportunidad única por el hecho que puede ser receptor y primera base y acomodarse muy bien en nuestro plantel y proveía contingencias para un par de escenarios diferentes que pudieron haberse dado – fue la pieza correcta en el momento indicado para este club en ese sentido”.

Para adquirir a Martínez, los Medias Rojas produjeron un paquete encabezado por un lanzador invaluable, Justin Masterson, y un altamente calificado prospecto, el lanzador zurdo Nick Hagadone.

El intercambio valió la pena desde el principio.  En su segundo día con los Medias Rojas, Martínez conectó cuatro imparables.  El 14 de agosto, en lo que fue un enfrentamiento clave contra los Rangers para definir el Comodín de la LA, conectó el imparable productor de la carrera del triunfo con dos outs en la novena entrada.  Incluso cuando no estaba programado para jugar, obtuvo imparables importantes como emergente, como el 26 de agosto contra los Medias Blancas, y más dramáticamente contra los Orioles el 8 de septiembre, cuando limpió las bases con un doblete que puso a su equipo al frente.

En 56 juegos con los Medias Rojas, Martínez bateó de .336 con ocho jonrones, 41 CI y una suma de porcentajes de slugging y embasado de .912.

“Lo increíble es que parece cuadrar todo”, dijo el jardinero derecho de los Medias Rojas, J.D. Drew.  “Nunca se ve engañado ni nada por el estilo.  Siempre se encuentra adentro de la pelota y siempre la choca para una línea, así que ha sido divertido verlo”.

“Otra cosa que realmente me gusta de él es que puede conectarle a cualquiera”, dijo Byrd.  “Es muy buen bateador de rectas.  Cuando llegas a los playoffs, necesitamos gente que no solo se da gusto con lanzadores mediocres.  Necesitamos gente que pueden pararse a batear y conectarle a buenos lanzadores, y él puede hacer eso.  Él es completamente una muy buena adquisición para este equipo”.

Si hay alguien que puede saber qué se siente ajustarse de un mercado pequeño a uno grande como lo hizo Martínez, es Bay, quien hizo lo mismo hace un año.

“Tengo mucho respeto por la manera en que lo ha manejado”, dijo Bay.  “My esposa me pregunta, ‘¿Qué no era bueno Víctor antes de llegar aquí?’, y le digo, ‘Sí, era un excelente jugador’.  Pero en lugares como Pittsburgh y Cleveland, a veces la gente simplemente no lo ve.  Ha hecho las mismas cosas aquí que anteriormente hacía, pero ahora la gente se está dando cuenta”.

Martínez lloró cuando los Indios lo cambiaron.  Esa era su familia – el lugar donde él creció, el equipo por el cuál él se hizo de su reputación.  Pero el intercambio también le dio una nueva perspectiva de vida.  Los Indios estaban fuera de la pelea desde el principio, y el ultra-competitivo Martínez fue de estar en último lugar a estar destinado para los playoffs.

Si los Medias Rojas pueden extender su temporada lo suficiente, Martínez podría volver a llorar – pero esta vez sería de felicidad.  Él quiere ver qué se siente ganar una Serie Mundial.  Aun con lo bien que se ven sus número, Martínez quiere que se le defina por ser un ganador.  Y por eso se reanimó uno o dos días después del intercambio.

“Yo siempre digo que Dios tiene su razón para hacer las cosas”, dijo Martínez.  “Lo que pase, pasará.  Ahora que estoy aquí, estoy feliz.  Estoy realmente feliz.  Como digo, siempre están en la pelea.  Solía ser un rival muy difícil.  Ahora voy a ser parte de esto y me siento muy emocionado y es un honor portar este uniforme.  Para muchos beisbolistas, es un sueño jugar aquí en Boston”.

Es la época del año donde la presión escala un poco, y parece ser muy probable que a Martínez no le afectará.

“Víctor va a estar bien”, dijo el toletero de los Medias Rojas, David Ortiz.  “Víctor se ha acoplado tan bien para ayudarnos tanto.  Esperamos que las cosas puedan continuar así”.

Una torcida sonrisa vino a la cara de Martínez cuando un reportero le preguntó si se siente “fresco” entrando a la postemporada.

“Los playoffs son como empezar de nuevo”, dijo Martínez.  “Mi cuerpo se siente bastante bien en este momento, y eso es lo más importante para mí.  Me siento bastante bien y veremos qué sucede”.

De cierta manera, Martínez embona perfectamente en Boston.  Él se preocupa mucho, y también lo hacen los fanáticos que llenan el Fenway Park todos los juegos.

“Obviamente aquí, tenemos casa llena todos los juegos”, dijo Martínez.  “Este es un equipo que te hace salir y jugar lo mejor que puedas.  Nunca das nada por sentado, nunca das por sentado ningún turno al bate, ningún lanzamiento”.

Ian Browne es reportero para MLB.com.  Esta historia no fue sujeta a la aprobación de Major League Baseball ni sus clubes.

Esta es una traducción del artículo “Martinez built – and built for – Boston run”, escrito por Ian Browne y publicado en http://boston.redsox.mlb.com/news/article.jsp?ymd=20091004&content_id=7332536&vkey=news_bos&fext=.jsp&c_id=bos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: